Acompañamiento social a ‘Corredor Ayacucho, Te Quiero Mucho’, con Fundación Orbis (2016)

Foto: Visita domiciliaria realizada por uno de los asistentes sociales (marzo de 2016)

 

Desde febrero hasta finales de junio de 2016, acompañamos el componente social del proyecto Corredor Ayacucho, Te Quiero Mucho, liderado por la  Fundación Orbis para el Metro de Medellín, el cual tiene como objetivo: “aunar recursos para fortalecer junto con la comunidad, procesos de convivencia y tejido social, por medio de la transformación de espacios físicos, empleando la pintura como estrategia de visibilización de la acción social, tanto para espacios públicos expresados en sus fachadas y el arte urbano”.

Gracias a este proyecto, que hace parte del Plan Integral de Ayacucho (PIA) y que se enmarca en la Cultura Metro, se están pintando las fachadas de 680 inmuebles ubicados entre la carrera 43 y la estación Oriente del tranvía de Ayacucho, a lo que se sumarán tres mil metros cuadrados de arte mural, con los propósitos de complementar la transformación urbana propiciada por la construcción del tranvía, ofrecer nuevos espacios estéticos para la convivencia colectiva, reforzar el sentido de pertenencia en la comunidad, recuperar el patrimonio, incentivar el turismo y construir ciudadanía.

Para lograr dichos propósitos, la Fundación Orbis diseñó una estrategia en la que se articulaban tres componentes: técnico, comunicacional y social. Nuestros profesionales y asistentes sociales acompañaron el último de ellos para lograr un adecuado relacionamiento con la comunidad, facilitar el proceso de pintura y  contribuir a lograr los propósitos.

Para ello desarrollamos diversas estrategias. Las visitas domiciliarias para la concertación fue la  principal. Adicionalmente realizamos:

  • Conversaciones con las comunidades en los diferentes barrios de la zona de influencia.
  • Diálogos de saberes e intercambios de experiencias.
  • Encuentros intergeneracionales para la recuperación de la historia de las comunidades.
  • Recorridos pedagógicos.
  • Un foro abierto.
  • Conversaciones con padres de familia en instituciones educativas.
  • La constitución de una mesa permanente de trabajo
  • Actividades de capacitación en Arte Urbano.
  • Y el acompañamiento a actividades comunitarias sugeridas por los artistas.

Posteriormente, tras 356 fachadas finalizadas con éxito, participamos en una primera evaluación del proceso, realizando una encuesta de satisfacción con la colaboración de un grupo de estudiantes voluntarios del Colegio Alemán, quienes mostraron disponibilidad permanente para apoyar distintas tareas del equipo social coordinado desde nuestra Corporación.

Al final, con la participación de 3.911 personas de la comuna 9 (Buenos Aires) de Medellín, partícipes directo e indirectos de este  proyecto de embellecimiento y arte urbano, se obtuvieron, entre otros logros, los siguientes:

  • Se posibilitó no solo escuchar las apreciaciones de las personas frente a las transformaciones de fachadas y murales, sino aquellas que indican la resignificación tienen que ver con el espacio público donde las personas desarrollan sus actividades cotidianas como, caminar, comprar,  conversar, tomarse un tinto, entre otras; esto se entiende como la construcción sociológica del tejido social.
  •  Se potenció la corresponsabilidad ciudadana mediante una comprensión de lo público y la construcción de imaginarios que contribuyen al cuidado, conservación y enorgullecimiento ciudadano.
  •  Se identificaron factores que generan retrasos, daños o resistencias a la intervención en el territorio, y se generaron estrategias sociales que vinculan de manera asertiva todas las amenazas en pro de la construcción y viabilización de este proyecto.
  • La concertación familiar de las fachadas fue una actividad que posibilitó que el núcleo familiar conocieran el proyecto, pero además, que se sintieran parte de una  propuesta de ciudad  con la aceptación de la intervención con la pintura. Esto se constituye en un primer eslabón dentro de la cadena de la sostenibilidad del proyecto.
  • Y se consiguió el reconocimiento institucional por parte de los habitantes de los sectores donde se ha ido interviniendo, y de las poblaciones que fueron atendidas con las distintas actividades sociales: del Metro de Medellín por una labor más cercana a lo social, lo estético y a lo participativo, y de la Fundación Orbis por tomarse en serio la Responsabilidad Social Empresarial.

De esa forma, contribuimos a que la transformación urbana en el eje del corredor tranviario de Ayacucho, en Medellín,  se convirtiera en un hecho de formación ciudadana y de mejoramiento de la calidad de vida.

 

Para mayor información sobre este proyecto, comuníquese con:
Mauricio Cadavid Restrepo
mauriciocadavid@futuroparalaninez.org

 

Tags: Fundación Orbis, Metro de Medellín, urbanismo cívico, formación ciudadana, corredor tranviario, Tranvía de Ayacucho